17 de enero de 2023

Piscinas que no cumplan con las normativas serán multadas en Angol

Los montos van desde las 0,1 a las 1.000 UTM, dependiendo de la gravedad de la infracción. Funcionarios de la Seremi de Salud estarán fiscalizando hasta marzo

Entre 0,1 y 1000 unidades tributarias mensuales (UTM) de multa, además de amonestaciones, podrían pagar los dueños de piscinas en Angol si no cumplen con las condiciones sanitarias y de seguridad en piscinas de uso público, lo que estará siendo fiscalizado por la Seremi de Salud hasta el mes de marzo.

Según explicó la encargada de la Oficina Provincial de la seremi de Salud en Malleco, María Isabel Manríquez, el objetivo de estas fiscalizaciones es garantizar la seguridad y salud de los bañistas durante la época estival.

Durante la primera visita inspectiva que se llevó a cabo en las piscinas que funcionan en las Canteras de Deuco, detalló que estas fiscalizaciones a piscinas de uso público y de uso público residencial se está desarrollando desde noviembre pasado a través del Departamento de Acción Sanitaria, en las comunas de La Araucanía para velar por el cumplimiento de la normativa vigente.

Manríquez hizo un llamado a la comunidad a concurrir a lugares que ya cuentan con autorización y seguir las recomendaciones de cuidado establecidas en los mismos recintos, para evitar de esta forma accidentes o daños a la salud.

Es importante resaltar que el Decreto Supremo 209 del Ministerio de Salud establece una serie de condiciones que deben cumplir las piscinas de uso público para su funcionamiento, entre las que están: Contar con agua libre de materias flotantes o espuma Buen estado de la franja de circulación de bañistas, escaleras y cierre perimetral reglamentario superficie adecuada del área de esparcimiento, casilleros y guardarropías, aseo y desinfección, sala de atención médica, entre otros.

Las fiscalizaciones buscan garantizar el cumplimiento de las condiciones de seguridad y sanitarias básicas para el público como para los trabajadores.

Asimismo advirtió que, en caso de incumplimiento a la normativa, la Autoridad Sanitaria iniciará el sumario sanitario respectivo y, en el caso de falencias graves que pongan en riesgo la seguridad del público o trabajadores, se prohibirá el funcionamiento de la piscina o se determinará su clausura.